Imagen del círculo
Imagen del círculo

Importancia del ejercicio durante el embarazo

Mamá embarazada realizando ejercicio
Tiempo de lectura: 2 minutos

La actividad física y el ejercicio, en cualquier etapa de la vida, son hábitos que contribuyen a conservar la salud, mantener un peso adecuado, además de que nos ayudan a estar más relajados y felices. 

Durante el embarazo, salvo que exista una condición específica y el médico determine que no debes realizar ejercicio, es importante hacer actividad física, acompañada de una dieta suficiente y saludable. 

La mayoría de los especialistas recomiendan hacer las actividades físicas que se venían haciendo antes del embarazo, excepto si estas son deportes extremos o muy extenuantes, carreras de larga distancia, trabajos de pesas y de contracción isométrica intensos, saltos, ejercicios con riesgo de impacto y caídas, o que requieran recostarse boca abajo. 

Continuar o empezar con actividad física moderada durante el embarazo ofrece beneficios como: 

-Sentirse bien, con energía y control del cuerpo, además de que las endorfinas que se liberan dan una sensación de bienestar y felicidad general. 

-Alivio a dolores de espalda y corrección de la postura, al fortalecer y tonificar los músculos de la espalda, los glúteos y las piernas.

-Prevención del estreñimiento, ya que favorece el movimiento intestinal.

-Sueño profundo y reparador, ya que mejora el estrés y la ansiedad. 

-Prepara el cuerpo para el parto, ya que los músculos y el corazón estarán en un estado óptimo.

-Ayuda a recuperar la figura después del parto, especialmente si se continúa con la actividad física. 

Algunos especialistas recomiendan realizar 150 minutos de actividad aeróbica de intensidad moderada a la semana, es decir, 30 minutos 5 días a la semana.

Algunos ejercicios y deportes adecuados para una mujer sana con un embarazo normal son:

-Caminar, pues previene problemas circulatorios, hinchazón de piernas y estreñimiento, además de que puede favorecer un parto natural. 

-Andar en bicicleta puede ser relajante, además de que da tono a los músculos y mejora la circulación. Sin embargo, hacia el final del embarazo es mejor hacerlo en una bicicleta fija para evitar cualquier accidente. 

-Natación y actividades acuáticas mejoran la circulación, tonifican, regulan la respiración y disminuyen el dolor lumbar. Dentro del agua el cuerpo se siente ligero, al tiempo que hay una resistencia que permite fortalecer los músculos sin riesgo de lesiones. 

-Yoga, mejora la postura corporal y ayuda a prevenir dolores de espalda y trastornos como las hemorroides. Además, contribuye a eliminar la sensación de fatiga, la tensión nerviosa y asegura al feto una mejor oxigenación.

-Pilates son ejercicios muy completos. Es importante que no sean extenuantes y evitar las posturas o ejercicios que presionen el vientre o hagan perder el equilibrio.

-Ejercicios de Kegel para mantener los músculos del suelo pélvico flexibles y fortalecidos, ya que además de ayudar a prevenir la incontinencia urinaria, favorecen el trabajo de parto, la recuperación posterior y disminuyen las posibilidades de sufrir hemorroides.

Toda mujer embarazada debe mantener una estrecha comunicación con su ginecólogo respecto de este y cualquier otro aspecto o duda que surja. 

Etiquetas

Comparte esta nota:

Productos relacionados

RN Recién Nacidos

Para los bebitos recién nacidos o prematuros

Talla 1

Para los bebitos que están despertando al mundo.

Talla 2

Para los bebés que comienzan a descubrir su alrededor.

Artículos que podrían interesarte

8 Realidades sobre la lactancia materna

8 Realidades sobre la lactancia materna

El alimento más nutritivo que puede consumir tu bebé es la leche materna. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que la lactancia materna reduce la mortalidad infantil y tiene beneficios que llegan hasta la edad adulta. 

Ver más >