Imagen del círculo
Imagen del círculo

Alimentación durante el embarazo: recomendaciones

Mujer embarazada preparando alimentos
Tiempo de lectura: 2 minutos

Durante el embarazo –además del aumento de peso por el bebé, la bolsa amniótica y la placenta– el cuerpo de la mujer debe acumular una reserva de grasa de entre 2 y 4 kilos. Esta grasa será indispensable para producir posteriormente la leche materna necesaria para alimentar al bebé.

Durante el embarazo la mujer necesita mantener una dieta saludable para un aumento de peso adecuado, y favorecer el correcto desarrollo del bebé que se gesta en su vientre. Toma en cuenta que de tu alimentación proviene la principal fuente de nutrición para tu bebé

Nunca es recomendable hacer dietas extremas que eliminen un grupo de alimentos, o que sean demasiado restrictivas, mucho menos durante el embarazo o la lactancia.

Según la Organización Mundial de la Salud, deficiencias de micronutrientes como el calcio, el hierro, la vitamina A o el yodo pueden ocasionar complicaciones en el embarazo, poniendo en peligro a la madre y al niño; y un aumento insuficiente del peso de la madre durante el embarazo debido a una dieta inadecuada aumenta el riesgo de parto prematuro, bajo peso al nacer y defectos congénitos. Sin embargo, tampoco es cierto el decir popular de que durante la gestación una mujer “tiene que comer por dos”.

Una dieta saludable durante el embarazo debe incluir la mayor variedad posible de alimentos que aporten proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales y agua.

  • Proteínas: carnes, pescado, pollo, huevo, frijoles y otras leguminosas, nueces y otros frutos secos. (Las mujeres veganas deben tener mucho cuidado de consumir alimentos que le otorguen un aporte suficiente de proteínas).
  • Carbohidratos: pan, cereales, arroz, patatas, pasta, frutas y vegetales.
  • Calcio: leche, queso, yogurt, tortillas de maíz, sardinas, salmón, brócoli y espinacas.
  • Hierro: carnes rojas, espinacas, berros, acelgas, nueces y almendras.
  • Ácido fólico: Espinaca, acelgas, chícharos, frijoles, lentejas, nueces y otros frutos secos.
  • Vitaminas: provienen de diferentes alimentos, como la carne, leguminosas, frutas y verduras.

Durante la gestación es mejor evitar la comida chatarra y aquellos alimentos con demasiadas calorías, pero sin valor nutricional. El café o los tés con cafeína tampoco son recomendados por lo que es mejor limitar su consumo.

Para prevenir algún problema gástrico o de otra índole que pueda repercutir en la salud de madre e hijo, también es mejor evitar carnes, pescados o huevos crudos o poco cocidos, así como leche sin pasteurizar, o algunos pescados con alto contenido de mercurio, como pez espada, marlín o atún.

Algunos obstetras sugieren a la futura mamá tomar un complemento vitamínico especial para embarazadas, esto bajo vigilancia médica. Evita automedicarte y si tienes alguna duda, consulta a tu médico.

Etiquetas

Comparte esta nota:

Productos relacionados

RN Recién Nacidos

Para los bebitos recién nacidos o prematuros

Talla 1

Para los bebitos que están despertando al mundo.

Talla 2

Para los bebés que comienzan a descubrir su alrededor.

Artículos que podrían interesarte

Arbolito de Navidad amigable para tu bebé

Arbolito de Navidad amigable para tu bebé

La Navidad es una fecha especial, principalmente para los pequeños, pues los colores, las luces y los regalos les llaman mucho la atención y los emocionan. No obstante, hay que tener cuidado con algunos adornos para que sean seguros.

Ver más >