Imagen del círculo
Imagen del círculo

Depresión post parto: ¿Cómo pedir ayuda?

Mamá con depresión post parto y su doctora
Tiempo de lectura: 4 minutos

Se ha idealizado la idea sobre el embarazo, el parto y la lactancia. Existen condiciones que traen consigo pensamientos de tristeza, cansancio excesivo, estrés al pensar en cómo cuidar al nuevo bebé, situaciones económicas o sociales, que contribuyen al desgaste físico y mental de la mamá.

Si estos sentimientos se agudizan y hacen más severos, se puede llegar a presentar la depresión post parto. Sin embargo, el padecimiento es poco conocido y a veces minimizado por lo que la pregunta a responder será: ¿Cómo pedir ayuda en la depresión post parto?

¿Qué es la depresión post parto?

La depresión post parto es una condición que puede instalarse durante el parto y en los meses posteriores al mismo. Es importante identificar esta condición en etapas tempranas para así tomar las medidas psicológicas y médicas necesarias.

Las mamás que sufren depresión post parto pueden perder la noción de que necesitan ayuda y, por lo tanto, no la solicitan.

La familia a veces no pide ayuda al considerar que es algo que pasará por sí mismo. En esta etapa puede presentarse el riesgo de consumo de medicamentos sin prescripción médica, alcohol o sustancias prohibidas e incluso presentar tendencias suicidas.

¿Cómo ayudar a alguien con depresión post parto? Si detectas que tú o alguien cercano a ti que acaba de tener un bebé no presenta la clásica alegría del embarazo, consulta o anímala a consultar a un gineco-obstetra, quien podrá apoyar con más información al respecto.

Si consideras necesaria otra opinión, visita a un psicólogo, psiquiatra o profesional de salud mental. Ellos instalarán terapia psicológica o tratamientos farmacológicos de ser necesario.

¿Cómo buscar, elegir y pedir ayuda?

Una guía muy atinada en la búsqueda de ayuda en la depresión post parto es la propuesta por el Centro de Estrés post parto (Postpartum Stress Center) en los Estados Unidos de América, la cual propone los pasos puntuales para poder llegar a la ayuda. Los resumimos para ti en el siguiente listado:

  1. Elige el médico con el que te sientas más cómoda, ya sea tu ginecólog@, pediatra o médico de familia. Selecciona al profesional en que sientas que puedas confiar y consideres que empatice y escuche tus preocupaciones. La mayoría espera más de lo debido para informar a su médico cómo se sienten. Cuanto más tiempo esperes, más tiempo tardarás en sentirte mejor.
  2. Infórmate y conoce más acerca de la depresión post parto para poder estar adecuadamente informada y hacer TODAS las preguntas que necesites hacer. No tengas miedo de hablar de tus sentimientos. Sé lo más específica posible. Escribe tus síntomas, preguntas e inquietudes para que no olvides mencionar nada. Asegúrate de comentar si previamente has padecido o tenido episodios depresivos o de ansiedad.
  3. Asegúrate de que tu médico sepa lo mal que te sientes. Si algunas cosas son difíciles de hablar, inténtalo de todos modos. Importantísimo que platiques a tu médico si tienes pensamientos aterradores o síntomas que te asustan. Estos pensamientos y emociones NO SON reflejos de tu capacidad para ser una buena madre. No te quedes callada por pena o vergüenza ante lo que piensas o sientes.
  4. No permitas que tus miedos te impidan decir lo que necesitas decir por temor a lo que piensen los demás. No te etiquetarán como “loca” o “mala madre”. No te sobrecargues de presión de tratar de “verte bien” o mantener las apariencias.
  5. Pide a tu médico que controle el funcionamiento de tu tiroides y de considerarlo necesario te programe para un hemograma completo y así descartar cualquier factor físico que contribuya a sus síntomas.
  6. Si tu médico sugiere medicación antidepresiva, asegúrate y tómate el tiempo para hacer todas las preguntas que tengas, incluyendo, las inquietudes que tengas por tu bebé, pareja, familia, lactancia materna o experiencias que hayas escuchado. No dudes en hacer todas y cada una de las preguntas que tengas, sin importar cuán “tontas” creas que pueden ser. Este es tu cuerpo y tienes derecho a hacer todas las preguntas antes de tomar la decisión de tomar el medicamento.
    También asegúrate de hacer una cita de seguimiento para que el médico pueda controlar tu adaptación a los medicamentos. Si estás amamantando cerciórate también de que tu médico esté bien informado y discute todas tus inquietudes antes de decidir qué es lo mejor para ti y tu bebé.
  7. Investiga, pregunta, lee, encamínate o busca la recomendación de un buen terapeuta que pueda ayudarte durante esta difícil transición.
  8. Si, por CUALQUIER motivo, sientes que tus preocupaciones no se toman en serio, no se atienden, se minimizan o se ignoran casualmente; lo más seguro es que no estás en el lugar correcto. Es esencial que te atienda un médico  que te comprenda y trate con empatía ante las complejas necesidades que tienes en el post parto. Tienes derecho a esto y te sentirás reconfortante cuando lo encuentres.
  9. Si lo consideras útil, pídele a tu pareja, familiar o amistades que te acompañe en la búsqueda de más apoyo. Esta puede ser una buena manera de tener ayuda extra para verificar la información que estarás recibiendo y a aclarar las cosas más adelante, ya que puede haber demasiada información a la vez.
  10. Recuerda que aunque es difícil hacerlo cuando te sientes mal, TÚ debes procurar la mejor atención médica. TÚ debes tener claro lo que necesitas y determinar si esas necesidades se están satisfaciendo o no. Tienes derecho a esperar que tu médico esté informado y te apoye. También tienes derecho a atención médica y tratamiento.

¿En dónde puedo encontrar apoyo psicológico o médico para tratar la depresión post parto?

Si sospechas estar viviendo con depresión post parto, es importante que se conozcas las diferentes opciones que hay para tener asesoría psicológica o médica. No dejes pasar más tiempo y busca ayuda, la depresión post parto,  como ya vimos, es más peligrosa de lo que parece.

Es importante contactarlas para determinar si de verdad se padece esta condición. Determinar la gravedad y las diferentes opciones de tratamiento que pueden tratar esta condición.

En México, existen instituciones públicas y privadas que pueden proporcionar la asesoría en casos de depresión post parto. Es importante que tengamos la información de cómo contactar a estas entidades.

El primer apoyo siempre será el médico tratante, quien puede recomendar asistir con un terapeuta en especial, también existen los centros de apoyo psicológico.

Una de las ventajas de las herramientas digitales, es que tenemos acceso a instituciones de forma rápida, lo que nos permite a su vez una atención inmediata.

Si tienes la necesidad de apoyo psicológico, marca los teléfonos, chatea en línea o pide información de los servicios de apoyo psicológico presenciales. La mayoría de estos servicios son de 24 hrs y de acceso gratuito, por lo que están accesibles todo el tiempo.

Conoce más

  1. Stewart D, Vigod S. Postpartum Depression: Pathophysiology, Treatment, and Emerging Therapeutics. Rev. Med. 2019. 70:183–96. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30691372/
  2. Vlisides R, Deboeck P, Grill W et al. Behavioral and physiological stress responses: Within-person concordance during pregnancy. Biol Psychol. 2021;159:108027. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33476701/

Etiquetas

Comparte esta nota:

Productos relacionados

RN Recién Nacidos

Para los bebitos recién nacidos o prematuros

Talla 1

Para los bebitos que están despertando al mundo.

Talla 2

Para los bebés que comienzan a descubrir su alrededor.

Artículos que podrían interesarte

¿Estás embarazada y no sabes qué ponerte?

¿Estás embarazada y no sabes qué ponerte?

Espera, ¡todavía no compres nada! Muchas mamás se apresuran a comprar cinturones con resorte y blusones anchos, solo para darse cuenta que sus jeans de siempre siguen quedándoles. Así como lo lees: al inicio del embarazo, y si es tu

Ver más >