Tips para padres

Si tienes dudas o miedos no tienes que preocuparte: Aquí podrás encontrar un listado de los mejores consejos para que puedas disfrutar de ser padre.

Para guardar una nota como favorita debe estar registrado y logueado.

SALUD

Trastornos del Espectro Autista (TEA)

El autismo, o Trastorno del Espectro Autista es un trastorno del desarrollo que se presenta por igual en todas las razas y grupos sociales, sin ninguna distinción.


. En los últimos años se ha incrementado de manera importante el número de casos diagnosticados con autismo a nivel mundial. Lamentablemente, en México no contamos con datos oficiales acerca de la frecuencia en que se presenta, sin embargo, se estima que puede haber aproximadamente 45,000 niños con autismo y que cada año serán diagnosticados aproximadamente 6,000 más.

El término “espectro” se refiere a la amplia gama de síntomas, habilidades y niveles de discapacidad que pueden tener los niños con Trastornos del Espectro Autista. Principalmente, presentan un deterioro en la actividad social, dificultades en la comunicación y un conjunto de conductas repetitivas y estereotipadas. Estos síntomas suelen aparecer en los primeros 2 años de vida del niño, aunque algunos son más evidentes en los años posteriores.

Las causas del autismo son aún inciertas, aunque algunos estudios científicos señalan una combinación compleja de factores genéticos y ambientales. Sin embargo, aún no se sabe exactamente cuáles son estos factores y de qué manera interactúan sobre la susceptibilidad genética, misma que no está presente en todos los casos.

Los padres suelen ser los primeros en notar ciertas conductas en el niño, que sugieren que su desarrollo no se presenta como indican las tablas de hitos según su edad. Puede ser que el niño hace poco contacto visual, que no voltea cuando se le llama por su nombre, que evita la interacción con otros niños y no comparte sus intereses, que juega de manera repetitiva con juguetes y objetos o presenta movimientos estereotipados como aleteos o balanceos. Otros síntomas que los padres suelen notar es que su hijo no ha desarrollado un lenguaje oral, o si lo presenta, es muy limitado, que tiene extrema sensibilidad a sonidos, texturas o sabores, que es rutinario e inflexible en cuanto a sus actividades cotidianas. En algunas ocasiones también puede presentar alteraciones en sus patrones de sueño.

Tanto si un niño presenta algunos de estos síntomas o la mayoría, es importante acudir con un especialista en TEA para realizar evaluaciones, ya que un diagnóstico temprano es esencial para dar tratamiento y así favorecer el aprendizaje y habilidades en el niño.

A través de la observación y análisis de los comportamientos del niño, y de exámenes educativos, médicos y psicológicos, un especialista en TEA, neurólogo, psicólogo o pedagogo puede realizar el diagnóstico y hacer un plan de intervención. Esta intervención suele ir dirigida a desarrollar nuevas habilidades y fortalecer las que van emergiendo con el fin de que los niños puedan desarrollarse en los contextos escolares, sociales y familiares de manera exitosa.

El plan de intervención incluye aspectos de manejo conductual, terapia ocupacional, terapia de lenguaje, un programa de desarrollo de habilidades sociales, así como de integración sensorial. En algunas ocasiones el tratamiento integral puede ir complementado con medicamentos, que deben ser prescritos por un neurólogo especialista, o con dieta libre de gluten y caseína, con el fin de reducir algunos síntomas.

Actualmente no existe una cura para el autismo ni un pronóstico preciso para cada niño. Sin embargo, la intervención terapéutica temprana y la participación de los padres dentro del tratamiento de sus hijos beneficiaran su desarrollo e inclusión.


Notas relacionadas