Tips para padres

Si tienes dudas o miedos no tienes que preocuparte: Aquí podrás encontrar un listado de los mejores consejos para que puedas disfrutar de ser padre.

Para guardar una nota como favorita debe estar registrado y logueado.

LACTANCIA

¿Qué es la ansiedad por lactancia?

Todos cuentan que amamantar a tu bebé es una experiencia hermosa llena de euforia y de relajación, de conexión uno a uno con tu bebé. Pero casi nadie habla de la ansiedad durante la lactancia.


La ansiedad por lactancia o D-MER (reflejo disfórico de eyección de la leche) es una condición que aparece durante el principio de la toma. Para la eyección de la leche se requiere que suban los niveles de prolactina y bajen los de dopamina, pero cuando los segundos bajan demasiado, aparecen sentimientos negativos (disforia) hasta que se estabilizan de nuevo (esta sensación puede durar de 30 segundos a 2 minutos).

Esta sintomatología toma por sorpresa a muchas mamás e incluso las hace sentir culpables y avergonzadas; después de todo siempre se ha dicho que la lactancia es un “vínculo sagrado” entre mamá y bebé. Entonces ¿por qué una mamá puede sentirse tan ansiosa como para querer llorar y evadir el momento en que da de comer a su bebé? Además, se convierte en un círculo vicioso: cuando llega la hora de dar el pecho, la mami comienza a sentirse ansiosa de sentirse ansiosa, lo cual empeora el cuadro.

El D-MER es una de las razones por las que algunas mamás dejan de amamantar antes de saber lo que tienen, pues no comparten su aflicción con nadie por miedo a sentirse juzgadas. Sin embargo, cuando son diagnosticadas el alivio es inmediato. Pueden ponerle un nombre a lo que tienen y saben que no se trata de falta de apego con su bebé, sino de un fenómeno biológico.

Si padeces ansiedad por lactancia, habla sobre el problema con tu pareja, familia y una consultora en lactancia. Te ayudará a entender este fenómeno y aceptarlo en compañía de tus seres queridos y te permitirá ser más compasiva contigo misma. Eso comenzará a reducir tu ansiedad. Cuando vayas a alimentar a tu bebé y empieces a sentirte mal, inhala y exhala lentamente mientras repites un mantra hacia ti misma, por ejemplo: “todo está bien”, “esta sensación va a pasar”, “es solo ansiedad pasajera”.


Notas relacionadas