Tips para padres

Si tienes dudas o miedos no tienes que preocuparte: Aquí podrás encontrar un listado de los mejores consejos para que puedas disfrutar de ser padre.

Para guardar una nota como favorita debe estar registrado y logueado.

BEBÉ

La alimentación durante el primer año.

Cuando nace nuestro bebé, la mayoría de los padres no tenemos idea de lo rápido que pasará el tiempo y veremos a nuestro chiquito balbuceando o sentado, tomando cosas con sus deditos o incluso caminando. En lo que a su alimentación se refiere es igual; nuestro bebé sólo parece querer tomar leche y dormir, y cuando nos damos cuenta, quiere quitarnos la cuchara y darnos a nosotros de esa rica papilla de carne con verduras, o con sus encías “muerde” una galleta hasta desintegrarla. El paso de la leche materna o de fórmula a los alimentos sólidos debe darse de forma paulatina y progresiva, ya que la leche será durante el primer año lo que le aporte la mayor parte de su nutrición, y en los años siguientes un elemento muy importante de su dieta.


Los primeros seis meses

La Organización Mundial de la Salud recomienda alimentar al bebé con leche materna exclusivamente los primeros seis meses de su vida, ya que les aporta los nutrientes que necesitan, además de protección extra contra algunas enfermedades. Si esto fuera poco, el contacto piel con piel le da seguridad y le facilita la conexión emocional con mamá. Si por la razón que sea decides alimentar a tu bebé durante el primer semestre de su vida con leche artificial, debes consultar a tu médico y extremar la higiene en el manejo de los biberones.

Tercer trimestre

A partir de los seis meses puedes comenzar a darle cereales especialmente formulados para su edad, mezclados con leche materna o fórmula. Más tarde puedes introducir frutas o verduras molidas y coladas. Es recomendable iniciar con una cucharadita o dos y aumentar la cantidad con el paso de los días.

También debes considerar que para que el bebé conozca y disfrute de los diferentes sabores, y para que tú puedas detectar cualquier reacción alérgica o intolerancia, es importante en un inicio darle una sola fruta o verdura cada vez.

Una vez que has descartado que tu hijo tenga alguna reacción o intolerancia a algún alimento, puedes comenzar a mezclar las verduras y más tarde introducir pollo o ternera en sus papillas. Ésta debe estar completamente molida, de modo que no tenga pedacitos pequeños.

Cuarto trimestre

A partir del noveno mes puedes dejar en sus papillas algunos pedacitos de alimento pequeños y suaves. Tenga o no dientes, seguro le agradará encontrar una novedad para “masticar” dentro de su comida. Es el momento de introducir la res y el jamón. También le puedes comenzar a dar galletas Marías u otra variedad que tenga esa misma consistencia y que disfrutará mucho.

 

Hasta después de cumplir el año no es recomendable darle al bebé fresas, huevo, chocolate o pescado. Es muy importante que, durante todo su primer año, y en la introducción de nuevos alimentos, mantengas una comunicación estrecha con su pediatra, ya que cada niño es diferente. En esta materia, como en todo lo que se refiere a los bebés, es muy importante hacer caso a las recomendaciones del pediatra y consultar con él si tienes alguna duda.

Actualmente existe una tendencia de alimentación del bebé llamada Técnica Baby Led Weaning, que consiste en dejar que el bebé dirija su propia introducción de alimentos. Esta técnica, que está tomando fuerza entre las nuevas madres, sugiere la eliminación de las papillas y que el bebé elija de una variedad de alimentos saludables y adecuados a su edad, para que los tome, los mordisquee y experimente sus texturas y sabores.

Esta técnica, que surgió en Gran Bretaña, propone que el bebé se siente en una silla alta durante la comida familiar, que se coloquen sobre la charola los alimentos y que él elija qué quiere probar, con naturalidad y sin la rigidez de la alimentación con cuchara o de la limpieza de su carita a cada bocado.

Se debe iniciar con alimentos suaves, como algunos trozos de verdura cocida al vapor o frutas maduras, un poco más grandes que el puño de su mano; eventualmente se introducirán trozos de res o pollo, cortados en forma transversal a la fibra de la carne. 

Debes saber que este estilo de ablactación requiere tolerancia y disposición para limpiar después de la hora de la comida. No se debe obligar al bebé a comer si no quiere. Los partidarios del Baby Led Weaning afirman que es una forma no invasiva y respetuosa de introducir los diferentes alimentos al bebé, además de que favorece el desarrollo de motricidad fina y relacionará la comida con el placer y la convivencia familiar.

Hay familias más tradicionales que otras, y esta técnica es adecuada para aquellas que son flexibles y están dispuestas a probar cosas nuevas. Si te interesa introducir alimentos sólidos a tu bebé con esta técnica es muy importante que te informes acerca de todos los pormenores y que lo consultes con su médico pediatra.


Notas relacionadas