Tips para padres

Si tienes dudas o miedos no tienes que preocuparte: Aquí podrás encontrar un listado de los mejores consejos para que puedas disfrutar de ser padre.

Para guardar una nota como favorita debe estar registrado y logueado.

SALUD

Infecciones de las vías respiratorias.

Las gripes, los catarros y las infecciones de garganta son un inconveniente menor para la mayoría de los adultos, sin embargo, cuando nuestro hijo pequeño se enferma, aunque sea de una simple gripa, nuestra vida se voltea de cabeza.


Por eso es importante que protejas a tu bebé, que por la estrechez de sus vías respiratorias está más expuesto a presentar las complicaciones derivadas de la gripe, como bronquitis, neumonía, sinusitis e infecciones de oído.

Las infecciones de las vías respiratorias, así como del sistema digestivo, pueden ser producidas por una bacteria o por un virus. Las bacterias son microorganismos unicelulares que proliferan en muchos tipos de ambientes diferentes, fuera y dentro de organismos vivos. La mayoría de las bacterias no son perjudiciales para los seres humanos, sino benéficas; solamente alrededor del 1% de ellas causa enfermedades. Por otra parte, los virus son mucho más pequeños que las bacterias y necesitan huéspedes vivos, como los seres humanos, para multiplicarse.

Cuando un niño se contagia con un virus, el resfriado suele ser menor y desaparecer en poco tiempo. Pero en algunas ocasiones esto debilita la resistencia del sistema inmunológico, lo cual da una oportunidad a algunos gérmenes, como los estreptococos, los neumococos y el bacilo de la influenza, de reproducirse y generar una infección que puede dar mayores molestias, o incluso desembocar en una complicación más grave.

Las enfermedades de las vías respiratorias sean virales o bacterianas, presentan síntomas muy parecidos; en ambas se puede presentar fiebre, dolor de garganta, inflamación de las vías respiratorias, moco verde, tos y malestar general. Sólo un médico puede evaluar, diagnosticar y recetar el medicamento idóneo para cada caso. Debes saber que la gran mayoría de las infecciones de las vías respiratorias son de origen viral, por lo que el tratamiento generalmente es sintomático y un antibiótico no funcionará.

Por otra parte, en el caso de que el médico diagnostique un cuadro de infección por bacterias, o recete el uso de un antibiótico, es muy importante dar todas las tomas como lo indique, ya que si se interrumpe el tratamiento hay posibilidades de una recaída, pero además contribuirá a la resistencia bacteriana a los antibióticos, que actualmente es un grave problema mundial.

En bebés de menos de tres meses de edad que presentan un cuadro de infección de las vías respiratorias es indispensable acudir con el pediatra.

Te presento una descripción de las enfermedades de las vías respiratorias más comunes:

Resfriado, catarro, gripe

Suele durar entre 3 y 5 días y ser de origen viral. Se caracteriza por escurrimiento nasal y estornudos, moco denso, obstrucción nasal, tos y, en algunos casos, fiebre. El tratamiento debe ser sintomático, pero debes acudir con el médico si se prolonga más de una semana o el bebé presenta dificultad para respirar o comer. 

Sinusitis

La sinusitis es causada por la congestión del moco infectado en los senos paranasales, provocando una acumulación de secreción nasal. Se suele presentar después de un catarro o gripa y se caracteriza por moco amarillento y tos, particularmente al acostarse.

Bronquitis

La bronquitis es la inflamación de los bronquios, y se caracteriza por tos persistente, dificultad para respirar, malestar general, en algunos casos moco espeso amarillo o verde y fiebre. Suele ser una complicación de una infección de las vías respiratorias; puede ser de origen viral, bacteriana o una combinación de ambas. El diagnóstico y tratamiento solo lo puede dar un pediatra.

Laringitis

La laringitis es una inflamación de la laringe, provocada por una infección viral, o en algunos casos, por una alergia. Los síntomas se presentan generalmente en la noche y se caracteriza por tos, ronquidos y dificultad para respirar. En algunas ocasiones también puede presentar fiebre no muy alta. El diagnóstico y tratamiento sólo puede ser dado por un médico.

Neumonía

La neumonía es una enfermedad respiratoria que produce inflamación del pulmón, puede ser causada por una infección bacteriana, viral o por hongos, que se complica, y puede aparecer súbitamente. Se caracteriza por tos, fiebre, debilidad general, dificultad respiratoria, inapetencia. Sólo un médico puede diagnosticar y dar tratamiento para esta enfermedad, que en niños pequeños puede ser grave.

Para prevenir un cuadro gripal en tu bebé, o evitar que éste se complique, toma en cuenta las siguientes recomendaciones:

Mantenlo abrigado, sin exagerar.

Evita llevarlo a lugares llenos de gente o donde sepas que hay algún enfermo.

Lava sus manos y las tuyas con frecuencia, sobre todo cuando llegan a casa.

Procura no exponerlo a cambios bruscos de temperatura.

Ofrécele muchos líquidos, leche materna o fórmula si es pequeño, y agua o jugos naturales si es mayor.

Es probable que tu bebé presente varias infecciones menores de las vías respiratorias durante su primer año de vida, pero nunca le administres medicamentos sin consultarlo con el médico.

 

 


Notas relacionadas