Tips para padres

Si tienes dudas o miedos no tienes que preocuparte: Aquí podrás encontrar un listado de los mejores consejos para que puedas disfrutar de ser padre.

Para guardar una nota como favorita debe estar registrado y logueado.

RECIÉN NACIDO

Cuidado del cordón umbilical.

El cordón umbilical conecta a la placenta con el bebé cuando está creciendo dentro de mamá. A través del cordón umbilical el bebé recibe todo lo que necesita para crecer y desarrollarse adecuadamente. Al nacer e interrumpir la conexión que se da a través del cordón, el bebé toma su primera bocanada de aire y comienza a respirar por sí mismo, a alimentarse por otra vía y a cumplir funciones metabólicas por sí solo; pasa a ser un ser independiente.


El cordón umbilical está compuesto por dos arterias y una vena inmersas en la gelatina de Wharton, un tejido que ayuda a que sea resistente y no se enrede. Algunas de las principales funciones del cordón umbilical son:

Nutrición: Lleva al bebé los nutrientes que necesita a través de la placenta.

Oxigenación: Transporta sangre rica en oxígeno.

Excreción. Desecha dióxido de carbono y residuos de la alimentación.

Creación del sistema inmunológico: Al final del embarazo la madre envía sus anticuerpos para que el bebé vaya formando su sistema inmunológico.

Además, al interior del cordón hay células madre embrionarias, que se pueden convertir en células de cualquier tipo: piel, tejido nervioso, cardiacas, etc., y se pueden almacenar y utilizar para el tratamiento de enfermedades graves, como la leucemia infantil, lesiones de la médula espinal o el corazón.

Una vez que nace el bebé, el médico obstetra pinza y corta el cordón. Al pequeño tramo del cordón umbilical que queda en su pancita, y que mide unos pocos centímetros, se le llama muñón umbilical. Éste se secará y caerá solo al cabo de algunos días, dejando la única cicatriz que compartimos todos los seres humanos: el ombligo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el pinzamiento y corte del cordón umbilical entre el primero y el tercer minuto después del nacimiento, salvo en los casos en que sea necesario trasladar inmediatamente al bebé. El motivo es que mantener el flujo sanguíneo entre la placenta y el recién nacido puede mejorar su dotación de hierro.

Por regla general el muñón umbilical se secará y caerá entre los 7 y los 21 días de nacido el bebé, y el ombligo cicatrizará por completo entre los 3 y los 5 días siguientes. Sin embargo, hasta que se caiga y cicatrice completamente requiere de cuidados especiales para que no se irrite o se infecte.

Desde el nacimiento hasta que se caiga el muñón y cicatrice el área, debes tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

Mantener el muñón y el área circundante limpia y seca.

Evitar que el pañal invada el área del muñón, y que tenga contacto con el pipí; existen en el mercado pañales para recién nacidos que tienen un corte a la altura del ombligo para este propósito.

Seca perfectamente el muñón y el área del ombligo con una gasa estéril, después del baño diario.

Si el clima lo permite, deja al bebé en pañal y camiseta, de modo que le dé el aire en la zona, lo que facilitará su cicatrización.

Evita las camisetas que se abrochan entre las piernas hasta que se haya caído el muñón y el ombligo haya cicatrizado por completo.

Nunca trates de jalarlo o de quitar la pinza.

No uses alcohol o ningún antiséptico, salvo que el pediatra lo haya recomendado.

Nunca fajes al bebé ni pongas monedas, semillas o cualquier otra cosa en el área del ombligo.

Las infecciones del cordón umbilical son poco comunes, sin embargo, debes llamar al médico si se presenta alguno de los siguientes síntomas:

Llora si tocas el muñón o la piel circundante.

La piel alrededor del muñón se ve roja o inflamada.

El muñón huele mal o supura un fluido amarillento.

De igual manera es necesario contactar al pediatra si el muñón sa


Notas relacionadas